4 trucos sobre el neuromarketing

La sabiduría popular siempre ha dicho que las cosas entran primero por los ojos. Aquello que vemos es lo que nos ayuda muchas veces a decidir hacernos con una cosa o apostar por otra distinta. Por lo tanto, cuidar lo que nos entra por los ojos es algo decisivo y muy importante para las empresas y marcas.

Es importante cuidar no solo los elementos evidentes de nuestra identidad visual y de la presentación visual de lo que ofrecemos a los consumidores, sino que además hay que ser consciente de otros elementos no tan evidentes.

 

  • Hay que trabajar cómo se representan el tiempo y el espacio

Puede parecer poco relevante, pero en realidad es crucial a la hora de establecer ciertas cuestiones usando los referentes visuales. No es solo importante porque implica que la marca se esté posicionando, sino que además tiene que ser cuidada por las implicaciones culturales que tienen. Los elementos de tiempo y espacio son específicos de cada cultura y eso es tan importante y variable que hasta la manera de representar el futuro puede cambiar por completo.

  • Las líneas dan mensajes

Muchos logos que vemos diariamente incluyen líneas diagonales o simples líneas que van en una o en otra dirección. Estas no son elementos que deban dejarse al azar, ya que el cerebro las procesa de un modo diferente y les otorga significados distintos. Las líneas, su inclusión y su dirección tienen un impacto en como vemos la marca. Las líneas ascendientes se ven como algo activo, joven y energético. Las descendentes, se asocian a la relajación y la inactividad.

  • Descubrir que es lo que más destaca y usarlo

Cada estimulo visual que recibimos es visto en muy poco tiempo y el cerebro lo descodifica rápidamente. El margen para ver algo interesante o no es muy escaso y, por lo tanto, lo mejor que pueden hacer las marcas es simplificar eso para que en un golpe de mirada el cerebro lea que eso es relevante. En otras palabras, las firmas tienen que ser mucho más conscientes de lo que las hace destacar de forma visual y que códigos deben emplear. Deben identificar lo que hace que sobresalgan frente al montón.

  • Lo visual también se ve modificado por lo sensorial

 Los estímulos visuales son los que más suelen analizarse y vigilarse como elemento importante por si impacto directo sobre lo que resulta decisivo a la hora de acercarse a los consumidores. Sin embargo, lo visual puede funcionar mejor si se tienen en cuenta otros elementos, como pueden ser los demás sentidos. Así, por ejemplo, unir estímulos visuales con olfativos ayuda a tener percepciones más completas.